La ciudad más bonita de Inglaterra vuelve a lucir en una serie de época (Los Bridgerton)


Actualizado:

Guardar

Bridgerton, el gran éxito de este principio de año en Netflix, recrea con mucha libertad la vida de la alta sociedad londinense a principios del siglo XIX. En realidad, es una producción estadounidense, firmada por Shonda Rhimes (creadora de Anatomía de Grey y de Scandal, por ejemplo) y basada en las novelas de Julia Quinn. La cámara muestra el afán de las jóvenes debutantes y sus familiares por destacar en las fiestas de Londres y asegurarse un buen matrimonio, pero entre romances y bailes la ficción también nos deja ver la belleza de lugares como Bath, famosa por su arquitectura georgiana del siglo XVIII.

La ciudad de Bath está acostumbrada a ser un perfecto escenario para los dramas de época. Dicen que el Centro Jane Austen -donde se analiza la vida de la época de la Regencia (1811-1820)- se estableció allí como respuesta a la afluencia de turistas que se enamoraron de estas calles tras la adaptación de «Orgullo y prejuicio» (1995) de la BBC, con Colin Firth. Desde entonces ha sido escenario de películas como Vanity Fair (2004), protagonizada por Reese Witherspoon, y The Duchess (2008), con Keira Knightley.

Uno de los telones de fondo que podemos ver en Bridgerton es Royal Crescent, precisamente en Bath, una treintena de impresionantes casas adosadas en forma de media luna. Se trata de una de las obras más destacadas de la arquitectura georgiana. No. 1 Royal Crescent es hoy un museo que ha sido decorado y amueblado tal como podría haber estado durante el período de 1776 a 1796. Su reapertura está prevista para abril de este año. En la ficción es la puerta de entrada al hogar de la familia Featherington.

En la zona de Abbey Green, también en Bath, se localiza la tienda de moda que es clave en esta primera temporada de la serie, el lugar donde las familias protagonistas encargan los trajes que lucirán en la siguiente fiesta.

Vista de la piscina grande de las termas romanas de Bath
Vista de la piscina grande de las termas romanas de Bath – Velvet / CC

Bath Street, con su pavimento adoquinado y una línea de columnatas a cada lado, construida por Thomas Baldwin en 1791, luce en varias escenas callejeras. Al final de esta calle se encuentran Cross Baths y Thermae Bath Spa, donde el agua brota de los manantiales a una temperatura de 46 grados. Es una zona histórica de baños, referencia turística de la ciudad, construida alrededor de 1789. A finales del siglo XVIII, las familias acudían a Bath para «tomar las aguas» de las fuentes termales naturales descubiertas por los romanos.

Otra zona que se ha utilizado en la serie para los exteriores son Beauford Square y Trim Street, de 1730, con un diseño de John Strahan. El lado sur está formado por la fachada original del Teatro Real. Solía haber un jardín comunitario en el centro, que ahora es un pequeño césped rectangular rodeado por rejas de hierro forjado. A la vuelta de la esquina de Beauford Square, el interior de una tienda en Trim Street también aparece en la serie.

Salon del té, en Assembly Rooms
Salon del té, en Assembly Rooms – Glitzy queen00 / CC

El salón de baile y algún salón de té nos trasladan a Assembly Rooms -elegantes salas públicas en el corazón de la moderna vida de Bath del siglo XVIII-. Conservan espectaculares candelabros de cristal Whitefriars originales y la sala más grande del siglo XVIII en la ciudad. Cuando se terminaron en 1771, estos salones fueron descritos como «los más nobles y elegantes de todos en el reino». El Museo de la Moda (Bath & North East Somerset Council) se encuentra en la planta baja.

El exterior del Museo Holburne -actualmente cerrado por la pandemia- se utilizó para filmar la entrada a una de las escenas de baile en Bridgerton. En el impresionante acceso al museo, a través de Great Pulteney Street, la elegante fachada y los jardines del edificio dan una idea de su grandeza e historia.

Fundada por los romanos en el año 52 d.C., tal vez puede decirse que Bath -a 185 km de Londres- es la ciudad más bonita de Inglaterra, Patrimonio de la Humanidad, con más de cinco mil edificios protegidos. Enclavada en un meandro del río Avon, que serpentea entre la ciudad bajo puentes reflejando su bellísima arquitectura urbana, Bath se convirtió durante el siglo XVIII en uno de los lugares más elegantes y exclusivos del país.

Ver los
comentarios

Source by [author_name]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *