El futuro del buitre negro, cada vez más blanco


Madrid
Actualizado:

Guardar

Los esfuerzos de conservación del buitre negro están dando sus frutos: en 2020: en la madrileña colonia de Rascafría, con 152 parejas, han nacido 98 pollos Estas son las cifras más altas conocidas en esta colonia y son un indicativo de la tendencia favorable de esta especie que tiene en la actualidad casi todas sus áreas de cría incluidas en espacios protegidos.

La población se encuentra en clara recuperación desde los primeros censos realizados a principios de la década de 1970 cuando se estableció una población en España de solo 206 parejas. De acuerdo al último censo realizado en 2017, la población de buitre negro en España se reparte en 43 colonias y 6 parejas aisladas, que reúnen 2.548 parejas. Éstas se extienden por siete comunidades autónomas y catorce provincias. Las mayores colonias de la especie se sitúan en la Sierra de San Pedro (Cáceres y Badajoz), Monfragüe (Cáceres) y Sierra de Guadarrama (Madrid y Segovia) todas ellas con más de 300 parejas.

Los trabajos de seguimiento intensivo de una de las colonias más importantes de España realizado por el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y SEO/BirdLife indican que esta tendencia positiva continua tras el censo del año 2017. En la colonia de Rascafría en el año 2017 se censaron 123 parejas de las que nacieron 83 pollos y en 2020 se han censado 152 parejas y se ha constatado el nacimiento de 98 pollos.

En esta colonia se lleva a cabo un detallado seguimiento de su población desde el año 1997, primero para el Parque Natural de Peñalara y posteriormente para el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. La población ha pasado de las 42 parejas en 1997 a las 152 en la actualidad. Cada año se localizan todos los nidos y se sigue semanalmente lo que ocurre en cada uno de ellos. Esto permite establecer con gran detalle la población de parejas reproductoras, no reproductoras y sus parámetros reproductivos. Además, toda esta información se utiliza para la gestión y conservación de la especie. A partir de las ubicaciones de los nidos se establecen limitaciones a los trabajos forestales o actividades de cualquier tipo en las cercanías de los nidos en el periodo reproductor. Cada año se anillan los pollos presentes, ya se han anillado más de 1.000 que han proporcionado una gran cantidad de información sobre sus movimientos dispersivos, retorno a la colonia a criar o causas de mortalidad por ejemplo.

Estos seguimientos más locales son esenciales para conocer mejor a la especie y son un complemento de gran valor al censo nacional que se recopila cada diez años. Éstos proporcionan información mucho más detalladas y permite conocer otros detalles sobre la biología de la especie que no son posibles abordar con los censos más espaciados y de menor detalle.

Buitres leonados
Buitres leonados – SEO/Bird Life

Nidificación en árboles maduros

En España, su hábitat de nidificación se distribuye exclusivamente en ambientes boscosos, masas de pinares o monte mediterráneo. Las principales colonias se asientan en bosques densos de encina y alcornoque pino silvestre, pino resinero y pino negro y menos frecuentemente en pino carrasco y pino piñonero. En ocasiones también utilizan otros ambientes cercanos a las masas forestales, pero siempre con pies arbóreos de gran porte donde ubicar el nido. Las altitudes en que instalan sus nidos oscilan entre los 400 y los 1.900 m en la Península, mientras que en Baleares se encuentran en acantilados costeros de muy escasa altitud. Eligen para la nidificación arboles maduros, situados a menudo en claros de bosque, en zonas de pendiente en la parte media o alta de las montañas y alejados de molestias humanas.

Las 43 colonias de cría censadas en 2017 se extienden por siete comunidades autónomas y 14 provincias. Los trabajos de reintroducción de la especie en Cataluña han originado que el área de ocupación de la especie en época reproductora ahora incluya una pequeña zona del noreste peninsular, en la provincia de Lleida. Aun así, se mantiene su principal área de ocupación, como ocurría hasta hace muy pocos años, en el cuadrante suroccidental de la Península. Destaca la importancia de la comunidad autónoma de Extremadura y más concretamente de la provincia de Cáceres.

Extremadura acumula 964 parejas, que suponen el 37,9% de la población española y Cáceres, con 854 parejas, el 33,6%. Es de destacar que solo dos comunidades (Extremadura y Castilla y León) de las siete que tienen población reproductora de buitre negro en la actualidad, acumulan el 56% de la población. Si a éstas se le añaden dos más, son solamente cuatro comunidades las que acumulan casi el 92% de la misma (Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Andalucía). Madrid, Islas Baleares y Cataluña tienen el 8% restante de la población y de ese porcentaje, la mayoría reside en Madrid.

Ver los
comentarios



Source link

Posted in Eco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *