de las propiedades nutricionales de esta hortaliza a la belleza de Cleopatra


Actualizado:

Guardar

«Me importa un pepino». Estas y otras frases populares, incluidas algunas bastante soeces, no dejan en buen lugar a nuestro protagonista de hoy, el pepino. Y si embargo deberíamos darle bastante más importancia a esta hortaliza veraniega porque son muchas sus propiedades nutricionales, depura y regula nuestro organismo y además es muy saludable para la piel y para los ojos, como bien sabían ya los egipcios. Algunos historiadores aseguran que ese era uno de los secretos de la belleza de Cleopatra. Originario de la India, fueron los romanos los que lo trajeron desde Egipto a Europa. Actualmente, con sus distintas variedades, es una de las hortalizas más cultivadas en el mundo, junto al tomate, la cebolla y la col.

En la cocina tiene muchos usos, aunque en España nos limitamos fundamentalmente a utilizarlo en crudo para refrescantes ensaladas de verano, que es cuando está en temporada. O para añadirlo a los gazpachos aunque, como ocurre con la tortilla de patata y la cebolla, los españoles están divididos entre los que lo consideran imprescindible («al pan, pan, y al vino, vino, y el gazpacho con pepino», dice un dicho popular) y quienes lo rechazan de forma tajante. Yo no me pronuncio porque, como con la tortilla, me gustan las dos versiones.

Donde ha cobrado importancia es en la alta cocina. En los últimos tiempos he podido probar muchísimos platos en los que está presente con mayor o menor protagonismo. El tartar de pepino de Pepe Solla; la cuajada de apio y pepino de Nacho Manzano; el sorbete de lima, pepino, hierbabuena y fresa de la sevillana Camila Ferraro, o el sorprendente pepino hoishin de Oriol Castro, Eduard Xatruch y Mateo Casaña en Disfrutar, un peculiar postre salado y muy fresco, son algunos ejemplos. Nos quedaba hablar de los pepinillos en vinagre, pero eso es otra historia.

Sus propiedades

Además de ser muy bueno para la piel y para descansar los ojos, el pepino evita la retención de líquidos y es laxante, regula la flora intestinal y la presión arterial, es antioxidante y rico en vitaminas (mejor si se come con piel), previene el dolor de cabeza tras una resaca, o evita el mal aliento.

Ver los
comentarios

Source by [author_name]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *