Forestalia, por un modelo económico mundial más sostenible


Madrid
Actualizado:

Guardar

«Estamos viviendo un cambio profundo del modelo económico mundial y las energías renovables son una de las respuestas que demanda el mundo, tanto social como económicamente», asegura el director general de Forestalia, Carlos Reyero, al valorar el proyecto de Ley de Cambio Climático que tramitarán las Cortes Generales. «Hay no pocas ideas y acciones recogidas en este proyecto que demuestran el compromiso que la sociedad reclama: estamos ante la respuesta a una demanda estructural, no circunstancial ni de política partidista, sino que es algo más», afirma. Ese «algo más» refleja la compleja batalla frente al cambio climático y a favor del crecimiento sostenible mediante la utilización de energías renovables. En este contexto de transformación de la economía mundial, la pandemia del coronavirus ha tensado todavía más el escenario. «Avanzar hacia una economía libre de emisiones, mediante la utilización de energías más limpias, es un objetivo compartido por instituciones, empresas y sociedad», resume el primer ejecutivo de Forestalia, la mayor adjudicataria en las subastas de renovables de los últimos años.

Planta verde de biomasa

Y en esa apuesta para optimizar la eficiencia y minimizar las emisiones, se encuadra su nueva planta de El Bierzo, en Cubillos del Sil (León). Este proyecto está participado por Forestalia, la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (Somacyl) y Sodical Instituto Financiero; creará más de 400 puestos de trabajo, incluido el suministro de biomasa agraria y forestal. Esta instalación, ya en fase de pruebas, se alimentará única y exclusivamente de biomasa agraria y forestal, procedente en buena parte de la limpieza de bosques para la prevención de incendios.

La fábrica de Cubillos del Sil consumirá 280.000 toneladas de biomasa cada año y creará 400 empleos
La fábrica de Cubillos del Sil consumirá 280.000 toneladas de biomasa cada año y creará 400 empleos – Fabián Simón

«La generación eléctrica utilizando biomasa conlleva importantes beneficios, ya que se trata de una tecnología con balance global neutro de CO2 que tendrá un impacto positivo en los agricultores locales, pues se beneficiarán de la venta de paja de cereal; además, las plantas se diseñan según el combustible de proximidad más apropiado, siempre biomasa agroforestal (paja y residuo forestal) minimizando el riesgo de incendios. Una planta de este tamaño precisa unas 280.000 toneladas anuales», informa Forestalia, compañía que «fue pionera en su apuesta empresarial por una energía limpia, renovable y sostenible, libre de primas y subsidios, que resultara por sí misma competitiva y eficiente». Los activos promovidos y participados por Forestalia han vertido a la red hasta la fecha unos 300.000 megavatios-hora (MWh). En los próximos meses, habrán completado su construcción y pondrán en servicio instalaciones eólicas y fotovoltaicas que suman una potencia instalada de 2.000 megavatios, con la implicación de otras empresas referentes en Europa, como Lightsource BP, Repsol y CIP. Además, cuenta con la mayor planta de pellets de España, la de Arapellet, en Erla (Zaragoza), con capacidad de producción de 140.000 toneladas anuales.

Energía contra la despoblación

En 2021, se prevé el inicio de la construcción de los primeros proyectos del Plan Teruel, un ambicioso portfolio fotovoltaico y eólico que sumará casi 3.000 megavatios instalados en la provincia turolense y que contribuirá a frenar la despoblación en un territorio rico en recursos renovables. «La rentabilidad de estos proyectos no acaba en lo puramente económico, sino que conlleva una elevada rentabilidad social», puntualiza Reyero. Esta unión de lo económico y lo social es uno de los motores fundamentales de la actividad de Forestalia. De hecho, buena parte de la cartera de instalaciones ya en funcionamiento se encuentra precisamente en comarcas zaragozanas y turolenses con una baja densidad de población, necesitadas de incentivos laborales y económicos. Para promover estos desarrollos, está siendo fundamental la constitución de asociaciones de municipios, que permiten socializar y compartir directamente por las comunidades locales implicadas los beneficios económicos que aportan las instalaciones, mediante la priorización de las actuaciones en terrenos públicos, así como la creación de fondos comunes entre los distintos municipios, que se destinan a políticas de desarrollo económico y creación de empleo



Source link

Posted in Eco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *