Sin turistas que arrojen monedas, ¿cuánto dinero pierde la Fontana di Trevi?

La consigna es simple y forma parte de ese listado de cosas que “no puedes dejar de hacer…” cuando visitas el lugar. Te para de espaldas a la fuente monumental, tiras una moneda con la mano derecha y sobre el hombro izquierdo. Cuando la tuya forme parte de esa alfombra de monedas que dejan miles de turistas, tendrás una certeza: volverás a Roma en algún momento de tu vida.

La leyenda tiene algunas variantes, que surgieron con el tiempo. Si lanzas dos monedas encontrarás el amor de un italiano o italiana. Pero si la erogación es mayor -tres monedas- habrá casamiento.





La tradición dice que hay que tirar monedas a la Fontana di Trevi para volver a Roma
La tradición dice que hay que tirar monedas a la Fontana di Trevi para volver a Roma
(resulmuslu / Getty Images/iStockphoto)



Inaugurada en 1762 en tiempos del emperador Augusto, la Fontana di Trevi es una de las más hermosas del mundo y un icono de Roma

.

Se construyó para traer agua a la ciudad y lleva la firma de un hombre que hasta ese momento era desconocido: el arquitecto Nicola Salvi, aunque luego fue terminada por el escultor Giovanni Pannini. Todos los días del año, a toda hora, los turistas repiten una y otra vez el ritual de la moneda.

En 2019, se recaudaron 1,5 millones de euros en monedas lanzadas a las aguas de la Fontana di Trevi, Roma
En 2019, se recaudaron 1,5 millones de euros en monedas lanzadas a las aguas de la Fontana di Trevi, Roma
(UlyssePixel / Getty Images/iStockphoto)



En el listado de las grandes pérdidas que trajo la pandemia a la industria del turismo​, el dinero que genera esta costumbre es una de ellas, a raíz de la falta de circulación de turistas. En 2019, se recaudaron 1,5 millones de euros en monedas (unos 4.100 euros por día), una cifra nada despreciable que incluso trajo discusiones políticas.





La administración de lo recaudado fue cedida a Cáritas en 2001; a su vez, la organización perteneciente a la Iglesia católica destinaba ese dinero a obras de beneficencia en la capital italiana. A inicios del año pasado, el Ayuntamiento de Roma -encargado de la limpieza de los monumentos de la ciudad- quiso quitarle esa facultad a Cáritas y destinar el dinero a la conservación de fuentes históricas y otros edificios de la Ciudad Eterna.

Una pareja se fotografía este mayo frente a la Fontana di Trevi, en Roma (Italia)
Una pareja se fotografía este mayo frente a la Fontana di Trevi, en Roma (Italia)
(MASSIMO PERCOSSI / EFE)



Finalmente, ante la presión y el descontento público, la alcaldesa de la ciudad Virginia Raggi dio marcha atrás.

A raíz de la pandemia​,
la recaudación actual es cero
. Y las fotografías recientes muestran escenas desconocidas: la fuente vacía y su estanque de agua clara, huérfano de monedas.


¡Marcello, come here!





Aacueducto 'Acqua Virgo', Roma
Aacueducto ‘Acqua Virgo’, Roma
(pxfuel)








Según cuenta la leyenda, una doncella le indicó al general Agripa el lugar donde había un manantial en las afueras de la ciudad, que luego serviría para llevar agua a Roma. En honor a ella, el acueducto se llamó Acqua Virgo. La magnífica fuente emplazada en una pequeña plaza es lo primero que llama la atención del turista.

Y luego, claro, la belleza de sus detalles: las pilastras corintias que enlazan las dos plantas, la roca tallada que parece suave como el agua, la carroza en forma de concha marina y los hipocampos, además de un robusto arco del triunfo. “Domando las aguas” es el lema de la gigantesca fuente (20 metros de ancho y 26 de alto), que está presente en numerosas películas.

'La dolce vita' de Federico Fellini
‘La dolce vita’ de Federico Fellini
(LV)



Hay una escena que quedó grabada para siempre en el imaginario popular. En La dolce vita (1960), la película del gran Federico Fellini, la sensual Anita Ekberg se da un baño nocturno -vestida de gala- en las aguas de la famosa fuente. “¡Marcello, come here!” le dice a Marcello Mastroianni, como una invitación a bañarse y al amor. En la filmografía argentina, Elsa y Fred, dirigida por Marcos Carnevale, recrea esa escena de la película italiana, bajo la historia de amor de dos ancianos (China Zorrilla y el español Manuel Alexandre).





Dicen que nadie debe irse de la ciudad sin ver la Fontana di Trevi, que fue restaurada en 2015. En estos días, todos extrañan a las pequeñas multitudes alrededor de la plaza y el estanque. Principalmente, las autoridades y los comerciantes italianos, que recaudan con los visitantes. Pero también los turistas, que quieren entregarse al viejo rito de tirar la moneda para regresar de nuevo.


Fontana di Trevi

En 2019, se recaudaron 1,5 millones de euros en monedas










Source by [author_name]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *