Aves con salvoconducto para viajar al segundo lugar de residencia


Madrid
Actualizado:

Guardar

En plena pandemia y con medio mundo confinamiento los aguiluchos cenizos (Circus pygargus) tienen permiso para trasladarse a su segundo lugar de residencia. Viajan desde África a España donde instalarán sus nidos principalmente en zonas de cultivo de cereal donde hará una labor de limpieza de los campos cazando topillos, langostas o ratones.

Pero desde hace años, la recogida de la cosecha de manera mecanizada está provocando una importante mortalidad de los pollos que le ha llevado a desaparecer en muchos de sus territorios. La Plataforma por la Conservación de las Aves Esteparias y sus Hábitats en Andalucía (PCAEHA), exige medidas agroambientales contundentes para evitar la extinción de una de las rapaces más características del campo andaluz.

La especie está considerada como vulnerable en la normativa ambiental y en el Libro Rojo de los Vertebrados de Andalucía, pero numerosos expertos consideran que debería pasar a estar catalogada como En Peligro de Extinción, como ocurre con el lince ibérico o el águila imperial. El motivo, el continuo declive ocasionado por el cambio de modelo productivo agrario, donde prima la concentración parcelaria, los cultivos de ciclo corto, la eliminación de rastrojos y barbechos verdes, la desaparición de los linderos verdes y el uso excesivo de fitosanitarios y plaguicidas.

Medidas concretas

«En nuestra región quedan entre 625 – 649 parejas reproductoras, pero la especie lleva ya dos décadas sufriendo la pérdida de nidos como consecuencia de la cosecha temprana del cereal de secano, donde nidifica hasta el 95 % de las parejas de cenizo andaluzas. De hecho, si no se aplican medidas de detección y salvamento de nidos, puede llegar a perderse entre el 68 y el 83 % de las nidadas cada año», señalan desde PCAEHA, que reclama a la administración andaluza que aplique medidas concretas, efectivas y que ayuden, igualmente, a mantener la actividad agraria en el territorio andaluz.

aguiluchos cenizos en la campiña de Baena
aguiluchos cenizos en la campiña de Baena – Myriam P. Lara

Entre estas medidas, se contempla el retraso del inicio de la cosecha del cereal a los días 15 ó 30 de junio en función de la ubicación geográfica de los cultivos, ya que ahora se realiza entre abril y mayo, justo cuando están nidificando los cenizos, lo que provoca el abandono de las nidadas y/o la muerte de los pollos. También apuesta por mantener una anchura mínima de lindes de 1,5 metros entre parcelas. – No roturar los arroyos en una anchura de 2,5 m a cada margen. – Permitir el descanso de cultivos, de manera rotatoria, en un 5 – 10 % de la parcela. – Mantener los rastrojos con vegetación herbácea espontánea sin arar hasta, por lo menos, el mes de octubre de cada año.

Por último, y no menos importante, consideramos que la administración debe hacer lo posible para que las ayudas agroambientales destinadas a la conservación de ésta y otras especies esteparias, sean accesibles y atractivas para los agricultores que puedan beneficiarse de éstas. No es de recibo que, existiendo un presupuesto para el retraso de cosecha que favorezca al aguilucho cenizo y a otras especies – 2,1 Millones de € para el Programa de Desarrollo Rural 2014-20 (65,78 € por Ha/año) – estas ayudas sólo hayan sido aprovechadas por 22 agricultores en la región.

Para frenar la pérdida de ésta y otras especies de aves esteparias, la PCAEHA ha elaborado una batería de 16 medidas (ver enlace adjunto) que ya cuentan con el apoyo de más de 60 instituciones y personalidades científicas de ámbito nacional e internacional



Source link

Posted in Eco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *